El río Guadiana, en la antiguedad llamado Ibero , parte el término de Helechosa en dos, quedando numerosas islas rodeadas por casi un mar.

La extensión y variabilidad del nivel del agua hace que este siempre una estampa distinta. De un día para otro todo puede cambiar.

Hay lugares especiales para el baño y la pesca, así como para flotar embarcaciones de todos lo tamaños, pero cualquier lugar puede ser bueno para practicar tu deporte favorito.

La Costa del Guadiana sigue en la comarca por tierras de Herrera y Castilblanco.