Ya van quedando pocos artesanos, gentes especializadas en el trabajo con las materias que la tierra les daba.

Así curtidores, ceramistas o los que trabajaban la madera o el corcho ya no tienen la demanda de la necesidad de una herramienta, sino que se va transformando al tiempo que ellos van creando objetos mas decorativos o evocadores de otros tiempos.